Warhamsters


Seguramente os habréis preguntado al entrar en este blog qué leches es un warhamster y de donde viene todo esto, pues bien, os contaré la historia.

Warhamster proviene de la degeneración del nombre de la afición que nos unió (warhammer), y esas adorables y simpáticas criaturas llamadas hámster por las que alguno de nosotros tenemos una sana pseudo-obsesión.

Nos conocimos hace mucho tiempo ya por esto de los foros de internet, por los que fuimos rotando durante años hasta que por fin creamos el nuestro propio, llamado en su nacimiento “warhammer-selecta”. Con el tiempo el nombre se cambió a “warhamster-selecta”, y fue entonces cuando decidimos registrarnos como asociación, y ahí se fue todo al garete aún no se bien por qué.

Se cerró el foro y los warhamsters que quedamos en la actualidad vagamos durante meses por otros foros, pero echábamos algo en falta. Echábamos de menos la comunidad warhamster y un sitio que fuese nuestro en el que nos sintiéramos como en casa. Hacer un foro nuevo nos pareció poco acertado, y finalmente preferimos abrir este blog con el nombre de “warhamster society”.

Al principio no sabíamos muy bien como iba a funcionar, y estábamos convencidos de que seríamos incapaces de actualizarlo, pero ahora estamos sorprendidos de cómo nos ha motivado a seguir dándole al pincel. :D

Y ahora para que tengáis algo que cotillear, os contaremos algo sobre nosotros!


Mi andadura en este hobby comenzó a jugando a Warhammer Fantasy aproximadamente en 2003, y la verdad es que he tenido que consultar libros de ejército antiguos para llegar a la conclusión… ¡Cómo pasa el tiempo!. Por aquel entonces era un joven barbilampiño que, movido por la fantasía “Tolkiniana”, se vio arrastrado al juego junto con un amplio número de amigos, todos vecinos.

Fue un comienzo digno de recordar, dado que todos empezamos a la vez, jóvenes, sin mentor, y con nuestra mente pueril, obviamente jugábamos mal, no entendíamos algunas reglas, y las partidas consistían un poco en plan “a ver quién la tiene más grande”, personajes especiales, bichejos … lo típico. Pero la diversión brotaba a raudales. A pesar de ello, me consta que yo ya era quizás el que más se veía motivado en el grupo por el apartado del trasfondo, de ahí que me hiciera con enanos; y más tarde también por el apartado “artístico”. Jugamos muchas y buenas partidas en aquellos días sin más objetivo que el disfrute… Si no teníamos una máquina de guerra poníamos un trozo de plastilina, si no teníamos un regimiento peanas o incluso cartones... Nunca me atrajeron los torneos y la competición. También “conocí” vía internet a Riklok a través del extinto foro “Devilteam”, con el cual siempre he compartido y desarrollado la visión sobre lo que nos motiva del hobby, compartiendo muchas cosas pese a la distancia. Con el tiempo, la mayoría de aquellos integrantes iniciales del grupo se dejaron Warhammer, y yo supongo que como todos, tuve algunas rachas de dejarlo bastante aparcado y después volver, mas aunque seguí interesado, el tener menos rivales para jugar era claro está una traba. Una nueva etapa se inicia para mí gracias al club La Guarida del Orko, comencé a disputar partidas cada fin de semana con bastante regularidad, siempre que los exámenes y demás me lo permitían, y todo gracias a Víctor (al que conocí en el desaparecido “La Torre de Ecthelion”, organización que no tuve tiempo de disfrutar pues cerró al poco de conocer yo su existencia). Me considero un aficionado disperso en sus proyectos, romántico y anti-competitivo en el juego, no por el hecho de ser un mal jugador (o al menos no uno nefasto, espero xD)… es que disfruto más de las partidas con amigos, jamás he participado a un torneo dado que no me llama el ambiente del jugar exclusivamente por ganar (si voy, será para intentar pasar un buen rato y/o intentar optar al premio de pintura ;-) ), gusto de hacer listas trasfondísticas, y combatía la desazón que sentía por el rumbo que lleva el juego con el apartado artístico.

Esta presentación, que he actualizando debidamente como requería el transcurrir del tiempo, concluía de la siguiente forma en una versión anterior: "Actualmente juego con Enanos, Cabras, Khemri, e incluso dejé inacabado un proyecto de ejército Goblin Silvano; también he hecho mis pinitos en Mordheim. No obstante sólo tengo los Enanos acabados (y con la 8ª se me jodió el invento), y tengo entre manos un ambicioso y titánico proyecto de ejército cabril, transformado casi al completo y pintado con esmero, el cual no sé si llegaré a acabar algún día…podéis ir visitando el blog para comprobarlo." Si seguís el blog podréis comprobar que el titánico proyecto hace tiempo que quedó abandonado.

Tras intentar buscar opciones para seguir con Fantasy, recluyéndome en proyectos artísticos e incluso en el reto de intentar ganar exprimiéndome el cerebro con ejércitos objetivamente descompensados a la baja; tras clamar muchos año contra la empresa que lleva el juego y su política de precios, de lanzamientos...etc; tras cerciorarme de que el juego cada vez me aportaba menos, y de que la táctica se desvanecía edición a edición dando paso a un juego infantiloide (y es mi opinión, tan respetable como cualquier otra); finalmente desistí. Decidí que si yo tenía que esforzarme para ver los pros a un juego, no tenía sentido seguir con ello por mucho tiempo, dinero y cariño que en él hubiera invertido, de modo que lo aparqué. Quizás soy demasiado duro y también tuviera que ver en esa decisión el que yo haya crecido jugando a ese juego, quizás mi mente adulta pedía otras cosas al hobby.

Sea como fuere, en este tótum revolútum de pensamientos quise probar cosas nuevas, y surgió Infinity. Como coleccionista y pintor me llamaron sus excelentes miniaturas, tanto que compré un starter de Hassassins cuando el juego aún ni se conocía en mi club y nadie que yo conociera jugaba por estos lares, me descargué e imprimí el reglamento gratuito en intenté enseñarlo en el club, y la apuesta me salió bien. Planté la semilla del juego en La Guarida y ahora tenemos un relativamente nutrido grupo de jugadores, siendo la plataforma a la que más caña se le da junto con el BloodBowl. Me parece un juego sublime tanto táctica como "miniaturilmente", por no hablar de lo que difiere al menos actualmente en cuanto a política de actualizaciones y demás respecto a GW; es un juego en términos generales muy equilibrado y con todo jugable. Poseo un sectorial de Hassassins que estoy tratando de pintar entero, otro sectorial de Servicio Imperial (prefiero varios sectoriales de facciones distintas a un genérico), y estoy empezando a coleccionar los nuevos Tohaa... Lo cierto es que a no ser que cambie mucho, veo muy difícil volver a un juego de GW; sin embargo tengo la mente abierta a otras plataformas que me llaman mucho: Carnevale, Malifaux, Kensei... El tiempo dirá.

-----------------------------------------------------------------------------------


Empecé metiéndome warhammer en vena a los 12, 13 años. Todo empezó como siempre, un amigo del colegio trajo algo de material al recreo…lo probamos…y me gusto…esos seres diminutos…sus colores…todo un placer para los sentidos. Y ya se sabe, una cosa lleva a la otra…"mamá dame dinero para gominolas"…y me pille mi primera caja de caballeros bretonianos…recuerdo que salían dos…algo ridículo…pero para un joven inexperto eso sabía a gloria…después con la siguiente propina me pillé una de arqueros…pero aquello empezó a saberme a poco…Así que decidí jugar a lo grande: Con mi dinero de cumpleaños compre la caja básica de warhammer fantasy…la que salía bretonia y hombres lagartos…vendí las lagartijas a un tipo por la mitad de lo que me había costado, un buen chanchullo…aquello marchaba …eran buenos tiempos joder…con el dinero que conseguí me pillé mis primeras pinturas y empecé a darle al pincel… como buen principiante utilizaba un palillo para pintar los ojos…por supuesto gracias a mi inexperiencia muchos acabaran siendo "bizcondes del ojo saltón".

Después seguí adquiriendo más y más minis…me pillé catachin catachanes…y su leman russ…y aquel ingenuo muchacho empezó a coger experiencia con el pincel…al final tenía montones de minis acabadas adornado las estanterías…sin embargo, lo único que hacían era coger polvo.
Hasta que un buen día, conocí a otros yonkis…"yonkis de los buenos"…estos le daban a tope, me enseñaron a jugar, íbamos a fiestas torneriles juntos, joder llegamos a la puta cumbre, aquello era lo mejor: Rock and Roll puro!!!

Llegué a coger cierta técnica como pintor-conversor, y pasaba mi propio material, todo lo que la gente me pidiera, y a ellos les gustaba. Con el Señor Riklok, nos planteamos montar incluso nuestro propio negocio.
Sin embargo la vida cambia y poco a poco aquello fue perdiendo fuelle…cada uno tomo sus caminos y yo acabe en una clínica de desintoxicación warhamil.

Han pasado los años desde entonces, yo nunca olvidé de todo los viejos tiempos…y ahora…después de tanto…HE RECAÍDO…LO SIENTO!!! muahahahaha…JODER VUELVO A SER UN WARHAMSTER!!! Y estoy orgulloso, ahora me meto de todo, Warhammer, infinity, mordheim, malifaux!!!
-----------------------------------------------------------------------------------


Siempre me han gustado las miniaturas. De pequeño me chiflaban los micromachines y esos minúsculos soldados de plástico que regalaban con los phoskitos, pero no fue hasta bastantes años después cuando conocería los juegos de miniaturas y el modelismo.

En mi ciudad solamente había una tienda que se dedicase a estas cosas, yo no la conocía, pero algunos compañeros de clase del colegio si, y por cosas de la vida esa tienda cerró haciendo descuento en todos sus productos. Un compañero de clase me mostró días después una miniatura que había comprado ahí con un buen descuento, la observé maravillado, nunca había visto una muñeco así, tan pequeño y con tanto detalle, y así es como empezó a picarme el gusanillo por esto allá por el 98.

Desconocía que hubiera juegos para usar esas miniaturas y menos aun “tan complejos”, por lo que empecé a comprar miniaturas por puro coleccionismo hasta que fui descubriendo poco a poco el reglamento de warhammer, mordheim, warhammer quest...

Ahora tengo más miniaturas de las que puedo albergar en mi casa, y desgraciadamente no puedo jugar a todo lo que me gustaría, al menos, probar, ya que la gente por aquí no esta muy dispuesta a alejarse mucho de los juegos a los que se ha dedicado siempre.

Actualmente tengo muchos proyectos relacionados con el modelismo que voy avanzando poco a poco y de forma discontinua, ya os habréis dado cuenta los que sigáis el blog xd. Jugar... jugaba bastante a warhammer, pero con el paso del tiempo, la gente lo ha ido dejando, el número de partidas ha decrecido notablemente, y ahora mucho más, puesto que la  8ª edición me parece la peor edición jamás hecha del juego, y dudo mucho que vaya a mejor en futuras ediciones viendo la política de la compañía.

Antes procuraba ir a al menos un torneo o dos al año, más que nada por jugar con gente nueva y ver sus miniaturas , porque en competitividad podrían ponerme fácilmente un suspenso, ahora ni eso -.-

A pesar de tener bastantes ejércitos [ Warhammer (mercenarios, elfos oscuros, condes vampiro, enanos, skavens, imperio).  Warzone (imperial, capitol, mishima, cibertronic). Mordheim (middenheim, skavens, hermanas sigmaritas, cazadores de brujas, orcos, poseídos, kislevitas, bárbaros, guerreros del caos, elfos oscuros, no-muertos y enanos). Infinity (nómadas). Breaking news (U.S. Army). Malifaux (Sonnia, Lady Justice, McCabe, Lucius, Perdita, Misaki, Yan-Lo, Levíticus, Pandora)] no juego más que a mordheim, malifaux, infinity, y a un zombicide casero muy de vez en cuando :(.

No tengo todo pintado ni mucho menos, pero poco a poco todo se andará, que tengo toda la vida por delante ;p


-----------------------------------------------------------------------------------

 

 Empecé con esto de las miniaturas hace ya 11 años, cuando solamente tenía 10, comencé con algo que seguramente muchos recordareis, aquella colección por fascículos de Warhammer. Desde esos días hasta hace 3 años más o menos las únicas miniaturas que tenía eran Condes vampiro y unos pocos Orkos de 40K. Hasta que la gente con la que jugaba (sobre todo a warhammer fantasy) y yo nos cansamos de la política que llevan la gente de GW y buscamos otras alternativas. WH40K me sigue gustando (aunque no he probado todavía la nueva edición) pero hace casi 1 año que no juego una sola partida.

Actualmente juego a Breaking News con talibanes de Afganistán y spetsnaz rusos, a Mordheim con las bandas de No-muertos, Tumularios, Caballeros de bretonia y Piratas, a Blood Bowl con orcos y por último a DBMM en la escala de 10mm con polis griegas (en especial Esparta). Además tengo un par de proyectos a medio hacer, un juego de naves espaciales y la banda de huérfanos para el juego de nemesis (de la empresa Zenit), aunque no se si los terminare porque la gente con la que tenía el proyecto han pasado bastante del tema.

Decidí meterme aquí sobre todo para auto motivarme a montar y pintar, porque he de reconocerlo, soy MUY VAGO para pintar y suelo dejarlo todo a medias, espero que con esto me centre un poco y vaya terminando las cosas.

Un saludo a todos